“¡¿Y qué fue, hijoeputa?!”

Algún nicaragüense
nonei-bling-bling