Yo también hablo en difícil. El Arte

Publicado el 2010/11/28 en Escritura

Tags: , , , ,

Hace unos días ando con la frase “Oiga! No me hable en difícil!” dando vueltas por la cabeza. Creo que la escuché hace mucho tiempo en la tele o en alguna hueá así. Me dio risa y, por alguna razón, la relaciono siempre con huasos.

Después de decidir que iba a escribir algo que tuviera que ver con eso, la hueá fue decantando hasta lo que estoy haciendo ahora; un ensayo sobre el arte.

El semestre pasado me colé a un electivo en mi universidad que creo se llamaba “estética” o algo así. El profe era un viejo pela’o que según yo, se creía dueño del arte y de “diagnosticarlo”.

Para ser súper sincero, me piqué con el hueón por que hice una pregunta semi piante pero que para mí igual era importante y de alguna manera llegamos a que el viejo dijera “Y usted qué estudia? Música? Ahhh y usted no cursa este electivo? Cállese entonces”.

Bueno, el punto es que después de eso igual me mamé la clase pa’ ver qué decía y al final resolví que: “Pico con el pela’o, yo defino arte como a mí se me ocurra”.

Así fue como mezcle la frase, mi rabia y varias hueás que tenía en el celebro y llegué a la conclusión de que “Yo también puedo hablar en difícil”.

  • nonei

Arte

(y artistas)

 

Da Vinci El Hombre de VitruvioCuando nos aproximamos a definir el arte, tenemos que tomar en cuenta un factor ineludible si deseamos concretizar una explicación satisfactoria para el lector.

La primera carta sobre la mesa es que la definición en cuestión (al igual que el tema definido), tiene una naturaleza subjetiva. A diferencia de muchos catedráticos que ostentan la verdad, mi intención de definir el arte es meramente artística.

Con esto quiero decir que el objeto definido no es el objeto definido. El objeto definido es el objeto definido y el observador.

Entonces. ¿Qué es el arte?

Arte es una representación por un individuo de la realidad experimentada a través de un medio manipulable a la cual se le asocia un símbolo que es finalmente interpretado por otro individuo quien le da una importancia emocional.

Tomemos por ejemplo a una piedra.

A esa piedra yo le añado un símbolo explícitamente. La fuerza.

La realidad experimentada (la fuerza) ahora es representada por medio de la piedra. Otro observador al relacionarse con esta piedra “simbolizada” puede (o puede que no) tener experiencias emocionales de acuerdo a cómo él se relaciona con la fuerza dentro de su propia subjetividad que no tiene nada que ver con la del artista. Si el fenómeno de esta relación resulta positivo, esa piedra automáticamente se convierte en arte.

Salvador Dalí BigotesDado esto, si nos ponemos a pensar, la lucha por la definición del fenómeno artístico existe sólo por el hecho de que las partes tienen el afán de llegar a un status quo que no existe en otra parte si no que en una abstracción lingüística. Es como competir por qué color es el mejor del mundo.

Habiendo salido de esa encrucijada mental, quiero aprovechar de hablar del artista.

En el tiempo que vivimos, la palabra artista en cierto nivel se ha convertido en tabú, además de tener innumerables “deber ser” ligados a ella.

Un artista no debe autoproclamarse, un artista debe ser extravagante y, por sobre todo, un artista no debe venderse.

Este último punto va ligado a una pregunta; ¿Qué es que un artista se venda?

Según entiendo por lo extraído de mi experiencia con la opinión pública (muchas opiniones individuales organizadas abstractamente), que un artista se venda significa simplemente que este haga arte por dinero, lo cual me lleva a pensar que la connotación negativa de esta opinión radica en que el dinero se convierte en un fin más que el hacer arte.

Tal argumento me parece egoísta y ciego, por decir lo menos.

En una sociedad donde la emoción y su expresión están vetadas explícitamente por entes reguladores (nosotros mismos), donde vamos a montañas rusas y juegos mecánicos para conectarnos con nosotros mismos, donde gastamos cantidades considerables de dinero en psicoterapia y etcéteras, me parece contraproducente la censura hecha al artista que busca dinero para sobrevivir en un sistema insolidario y muchas veces hostil.

Pink Floyd Dark Side of The MoonEl artista debe mover emociones, ayudar a las personas a auto-conectarse y como si fuera poco, también a expresar la emocionalidad propia. Todo esto debe hacerlo de forma gratuita en cierto nivel, porque si no es un “vendido”.

Creo que algo no funciona bien en este punto.

Otra cosa que quiero hablar sobre el artista es el “qué tan bueno es un artista”.

Dada la definición de arte expuesta en un principio siendo este una representación por un individuo, creo que un buen artista (siendo “bueno” de acuerdo a cumplir ciertos objetivos eficazmente, no a parámetros morales) es aquel individuo que hace una representación lo mas individualmente dentro de su poder, valga la redundancia.

Nosotros, personas viviendo en sociedad, poseemos la capacidad de darnos cuenta cuando un otro no está en contacto emocional con lo que está comunicando. Esto se puede traducir en mentira, falsedad, etcétera. Como se le quiera llamar.

Lo mismo pasa con una obra de arte.

En este último tiempo he aprendido que cada persona, realmente, es única. “Imagínate. Lo que estoy viendo yo en este momento frente mío. Lo que definimos como Ariel sucede una vez en toda la historia del universo. No volverá a pasar NUNCA una persona igual a ti, y esto dura aproximadamente setenta años”. (Vikrant).

Lo mismo pasa con una obra de arte.

Podemos ver influencias. Podemos ver ideas. Podemos ver una familiaridad humana de nuestra especie.

Y siempre que podamos ver al individuo dentro de nosotros contenido en otro, podremos ver arte.

  • noname