Mi propio juego de rol

Publicado el 2011/06/21 en Escritura

Tags: , , , , ,

Uruguay Rivera

Araucaria Rivera UruguayAlgunos dicen que la vida es un juego. Un juego donde se juega la vida, valga la redundancia.

Nunca había experimentado ese sentimiento tan realísticamente como ahora. Es increíble.

Mientras recorro diferentes ciudades por el medio que sea, conozco a otros jugadores, consigo materiales para construir cosas diferentes y permutarlas por comida o cualquier cuestión de mi interés.

Imagínate mi emoción en San Luis, Argentina cuando me dijeron que en Artigas, Uruguay habían minas de Amatista. Llegué hasta ahí en algunos días. Conseguí mi piedra preciosa y me hice un collar de energía con hilos encerados “traídos de Brasil”.

Uruguay GrilloDespués cuando supe que la amatista cambiaba de color mientras se calentaba a más grados me dije: “Estoy metido en un juego de rol”.

El dinero como tal dejó de tener valor real. Solo son papeles y metales intercambiables por cosas. De pesos chilenos a dólares, de dólares a peso argentino, de peso argentino a peso uruguayo, y después a reales brasileros. Al final no importa, sirven para lo mismo. Comida y materiales para engarzar piedras, darle forma a pipas con barros tratados y hacer collares de poder.

Todos juegan. Todos.

El problema está en que la mayoría no tiene idea de que está jugando. Entonces se toman todo demasiado enserio.

Como es un juego de rol, los roles que tiene cada persona son importantes para desarrollar una función determinada. Cada humano se hace un personaje según sus gustos y desarrolla una actividad siguiendo lo mismo. A veces se olvida lo lúdico del asunto, pero si abres las puertas de la humanidad en vez que las del juego, se ven humanos y no jugadores.

Rivera Luna LlenaEl juego es bellísimo porque sucede lo que cada jugador quiera y dentro de esto, todo es una sorpresa. También es hermoso salir del juego y compartir con los humanos (no con los personajes) acerca de cómo les ha ido en sus aventuras.

Hay quienes creen que no pueden salir del juego, pero siempre se puede.

Tengo una mochila donde guardo mis túnicas de viaje. Tienen diferentes funciones según el lugar donde esté y el clima que ocurra. Un albergue portátil para resguardarme del frío y de animales salvajes que, si bien están dentro del juego, les cuesta más salirse del mismo y por eso me pueden pegar un mordisco… Yo también les pego un mordisco a veces para alimentarme.

Tengo un bolso donde guardo los materiales y los artefactos que voy creando con el fin de intercambiarlos por otras cosas. Poseo metales en forma de alambre, piedras preciosas y energéticas, hilos encerados, trozos de maderas de diferentes tipos, telas y semillas.

Amatistas y caracolAdemás, cargo con una guitarra y unas flautas para poder hacer juglarías y cantos durante el viaje al encontrarme con otros maestros del camino. Puedo contar mis experiencias por medio de la música y la poesía como también puedo escuchar las de otros. En este juego se comparte.

Hay mapas de la realidad en donde se desarrolla el juego. Cada cual decide donde dirigirse.

Me pasó algo muy lindo.

Cuando empecé a jugar, lo hice de la mano de dos compañeros de viaje. La Ale y el JotaPe.

Resulta que al llegar a Buenos Aires hace algún tiempo nuestros caminos bifurcaron. Yo seguí por Argentina y pasé a Uruguay por un pueblo que se llama Fray Bentos. Ellos pasaron a Uruguay por Colonia del Sacramento.

ArtesaníaYo hice Fray Bentos-Paysandú, Paysandú-Salto, Salto-Artigas, Artigas-Rivera a través de Brasil.

Llegué a Rivera sin un peso en el bolsillo dispuesto a buscar la forma de pasar la noche. Fui a la plaza Artigas, donde se reúnen los jugadores de mi clan y para nuestra sorpresa, nos encontramos.

Ellos hicieron Colonia-Durazno, Durazno-Paso de los toros, Paso de los toros-Tacuarembó, Tacuarembó-Rivera.

Hermoso verdad?

Nos quedamos esos días juntos. De una cuadra a la otra pasas de país. Ahí en Rivera-Santana do Livramento las fronteras no existen prácticamente.

La foto de arriba es Rivera de noche visto desde Santana. Dormíamos en Brasil y trabajábamos en Uruguay. Los oficios del juego son muy variados.

Algunos trabajan especialmente en los hilos, otros en el metal y piedras, maderas y cueros. Músicos, artistas, artesanos, empresarios, vagos, hombres, mujeres y niños. Drogadictos ladrones, monjas, turistas y locales. Todos jugadores.

Juguemos?

  • nonei, musico viajero nivel 45