Educación para dummies

Publicado el 2012/05/06 en Escritura

Tags: , , ,

Presidente de la República de Chile
Sr. Sebastián Piñera E.
Presente

Respetado Sr. Presidente:

Con el respeto que merece su cargo, me remito a Vd. con un afán fraternalista y solidario, considerando pertinente y necesario, iluminarlo acerca de ciertas materias que creo importantes para el eficaz desempeño de sus labores.

Tomando en cuenta lo que declara acerca del bienestar social en los medios de comunicación masiva, su permanente interés por enfatizarle a la ciudadanía que como líder máximo vela por los intereses de las personas de todo el territorio nacional y que su agenda tiene como prioridad que el país sea próspero, creo que en su formación han estado ausentes algunos elementos nodales para la conducción política de una nación.

La ignorancia no es pecado. No me sumaré a sus detractores sólo por el hecho de que Ud. crea que Robinson Crusoe fue un personaje histórico, tenga la idea de que Cumpeo es la tierra de Condorito, confunda a Einstein con Newton o sus repetidas inexactitudes lingüísticas. A mí me ha pasado y estoy seguro que también a la mayoría de las personas que mofan de su humanidad.

Creo que es injustificada la manera en que los medios de prensa alternativos se refieren, afirmando que usted es una persona que sólo quiere lucrar a través del gobierno de nuestra amada patria. A la vez pienso que, específicamente en lo relativo a la educación, Vd. -y al parecer su gabinete- carece del conocimiento sociológico necesario para llegar a una decisión efectiva y acorde a la imagen que vemos del gobierno en los medios antes mencionados.

Por eso, como un ciudadano bien intencionado, permítame ilustrarle brevemente mi humilde sapiencia acerca del asunto.

Hay distinciones importantes entre nuestra especie y los demás primates superiores. Algunas de estas son, por ejemplo, nuestra capacidad lingüística, la habilidad de crear herramientas y la división del trabajo u organización.

Desde el hombre de las cavernas y las primeras estructuras sociales hasta nuestros tiempos ha sido importante que los individuos pertenecientes a estas últimas, conozcan y puedan manejarse dentro de las diferentes instituciones y actividades humanas (a las cuales llamamos sociedad) con el fin de que como especie nos desarrollemos en el mundo.

A la transmisión de conocimientos relativos a lo descrito anteriormente, hoy en día la llamamos “educación”.

A este punto, permítame hacerle una consulta: ¿qué le diría Usted a un cavernícola que se rehúsa absurdamente a enseñar a las nuevas generaciones de cavernicolitas cómo hacer una lanza y dónde clavársela sin vacilación a un mamut gigantesco para poder conseguir alimento y sobrevivir al crudo invierno?

Estoy convencido que mi querido amigo Carlitos Darwin (quien visitó nuestro hermoso Valparaíso -frente al archipiélago Juan Fernandez- unos doscientos años después que “Robinson” morara ahí) estaría de acuerdo conmigo al llamarle “Homo Idiotes”.

Sin otro particular, saluda a usted respetuosa y cariñosamente

Noname
Músico & Escritor